Otras Noticias

Mas

No hay mal que dure cien años, ni cuerpo que lo resista.

Autor : Leonardo Cabrera on : domingo, 18 de noviembre de 2018 0 comments
Leonardo Cabrera
Categoria :








A pesar de la era digital, del internet, y de toda la tecnologia de hoy, los refranes y las expresiones populares han podido sobrevivir a sus embates y andan de boca en boca, como noticia de ultimo minuto de la potente radio bemba.

Y como en este país, el día mas claro llueve, y el corazón de la auyama sólo lo conoce el cuchillo, habrá que andar con pie de plomo, para no caer en un gancho, y sabiendo que no van lejos de adelante si los de atrás corren bien, porque aquí, el que menos corre vuela, y si el viaje es corto, mejor, porque cualquier burriquito es bueno.

Pero si calculamos, que papeleta mató a menú, y que el amor y el interés se fueron al campo un día, y mas pudo el interés, que el amor que me tenía, entenderemos entonces, porque la auyama no pare calabaza y que el mejor amigo del hombre es un peso en los bolsillos, porque el que nada tiene nada vale, y el mal comío no piensa

Y como culebra no cae en lazo, y el pasmo con tiempo se cura, y si el negro es comida de puerco y que si no la hace a la entrada la hace a la salida, es oportuno recordar que algún día ajorcan blanco, y que el negro pega con to, y que según Lilís, todo el blanco tiene el negro detrás de la oreja

Y si por mucho madrugar, no amanece mas temprano, y si el perro que ladra no muerde y la mujer del Cesar, no sólo tiene que ser seria, sino también aparentarlo, ya que el hombre mujeriego es paloma en zinc caliente, y como a caballo dao no se le mira el colmillo, tenemos que concluir, que San Cristóbal, gastó su pólvora en garsa, al elegir a sus autoridades, que andan como el caballito valiente que cargan la carga y no la sienten, pero pronto van a saber, lo que es un peine en cabello malo y por donde le entra el agua al coco, y lo que piensa el cangrejo de quien lo echa en el agua caliente, porque no hay mal que dure cien años, ni cuerpo que lo resista, porque una cosa piensa el burro y otra muy distinta, el que lo apareja.



Leonardo Cabrera Diaz-

San Cristobal, R. D.

No hay comentarios:

Leave a Reply