Otras Noticias

Mas

OPINIÓN: Disentir, más que un derecho

Autor : Leonardo Cabrera on : viernes, 5 de octubre de 2018 0 comments
Leonardo Cabrera
Categoria : , ,
Por LEONARDO CABRERA DÍAZ

Que una persona no esté de acuerdo con otra sobre un hecho o alguna situación determinada y en consecuencia emita su opinión contraria entendiendo que le asiste toda la razón en lo que ha planteado y surja entonces una discusión al respecto, es algo normal y cotidiano.

Esto sucede a toda hora y en todo lugar en donde dos o más personas interactúan y conversan sin importar cuál sea el tema de que se trate siempre surgirá alguien que tenga una interpretación diferente y esté plenamente convencido de lo contrario y así lo hará saber y exigirá, por lo menos, se respete su parecer, su idea, su disentir.

Disentir es más que un derecho, es algo inherente, algo propio, algo que cada cual lleva dentro de su ser, en su interior, es la libertad de decir lo que se piensa, aunque nuestra idea sea una contra mil, hay que expresarla, es probable que tengamos la razón.

Pero así, como tenemos el derecho de disentir, estamos en el deber de respetar, de permitir, de tolerar y de ponderar la opinión y el parecer de los demás, porque es posible que la razón no este de nuestro lado y seamos nosotros quienes estemos equivocados.

Pero lamentablemente, el derecho a disentir constituye uno de los grandes problemas que existen en el mundo, se traduce en los tantos intentos de ayer y de hoy de coartar la libertad de prensa y la libre expresión y difusión del pensamiento, se trata de privar y limitar a la sociedad del conocimiento de la verdad que le rodea para mantenerla subyugada ante los intereses del poder.

Cuando se seduce la palabra por lisonjas o por encantos  el intelecto se arrodilla y enmudece la razón,  dando a entender a la población que disentir no tiene caso, si nada cambiará.
Y así vivimos entre verdades compradas y mentiras vendidas, entre silencios comprados y palabras vendidas, pero el disentir no ha muerto, aunque muchos han caído en su defensa, sigue vivo soportando las estrecheces que le dificulta la vida y su existencia, pero aun ondea su bandera, la bandera  del honor, la dignidad y el decoro, en lo más alto de la asta de sus valores y principios.


leonardocd04@hotmail.com

No hay comentarios:

Leave a Reply