Otras Noticias

Mas

OPINIÓN: Readecuación de las funciones de AMET

Autor : Leonardo Cabrera on : domingo, 10 de julio de 2016 0 comments
Leonardo Cabrera
Categoria :
Readecuación de las funciones de AMET
Carlos Ogando
Por CARLOS OGANDO

La Oficina Metropolitana del Transporte (AMET) fue creada en virtud del decreto 393-97 como dependencia de la presidencia de la república y dentro de sus funciones están la de regular, establecer y fiscalizar el transporte público en República  Dominicana; la de promover programas de prevención de accidentes, facilitar la circulación mediante la señalización, semaforización, rediseño y mantenimiento del sistema vial urbano.
Sucede que regular, establecer las normas y también fiscalizarlas son funciones opuestas que están siendo llevadas a cabo por una misma institución y que no es adecuado a la normativa de control interno, porque nadie puede ser juez y parte. Los principios de administración establecen que esas funciones se contraponen porque una misma institución no puede crear las normas, ejecutarlas y también supervisarlas.

Mas contradictoria es aun, el hecho de que según el decreto 393-97 Amet debe realizar señalizaciones, semaforizaciones y también darle mantenimiento al sistema vial urbano, siendo esta función muy compleja y que se sale de los objetivos para los cuales fue creada la AMET cuando esta se debe ajustar a cumplir con las verdaderas funciones para la cual fue creada de “velar porque los conductores de vehículos y los transeúntes cumplan con las normas de tránsito establecidas”.

Se da en los casos, cuando un policía de AMET reprime y mete una multa por supuesta violación a la ley 2-41, por ejemplo, dizque que te parqueaste en una área que está prohibido, el conductor le alega que no existen señales de tránsito puestas en el lugar que indique tal violación, que explique que la causa de que no se puede estacionar, o doblar a la derecha o a la izquierda y, no hay forma de que se le exija al policía que no existe indicación de tal violación y entonces te imponen la multa de manera coercitiva. Representa esto una violación al derecho ciudadano.

De ahí que queda descartada como institución reguladora, fiscalizadora y responsable de establecer las señales de tránsito (los sitios donde no se puede parquear y los sitios donde no se puede girar ya sea a la izquierda o a la derecha) porque no entienden que para cumplir con un “no pare”, “no doble de tal o cual forma o no te estaciones” debe estar indicado con una señalización de tránsito, por lo que se puede asegurar que la mayoría de las multas que se le pone a los conductores, son temerarias.

Otro asunto que AMET no debe manejar es el dinero que se recauda por concepto de las supervisiones que realizan para controlar el tránsito en el cumplimiento de las normas establecidas por la ley 2-41 en virtud del decreto 393-97, porque también se convierten en juez y parte, por lo que esa función también debe desaparecer y la misma debe ser responsabilidad del ministerio público.

Se observa que las funciones principales para que fue creada la AMET no se están cumpliendo, pues en aquella época se había establecido un carril derecho para el tránsito del transporte público, la vigilancia del uso de los celulares y le puesta del cinturón de seguridad en los vehículos, sin embargo esas funciones parecen que han desaparecido de las instrucciones que reciben los policías. Pero hay que ver si tienen seguros, placas, licencia de conducir y si disponen de la revista de circulación.

Vemos como cada día los grandes autobuses de la OMSA, de las distintas federaciones de transporte se la pasan e interponen de un carril a otro, violando semáforos, chocando vehículos pequeños, interrumpiendo el transito cuando se paran en medio de la calla a coger o dejar pasajeros y, estos actos de imprudencia los AMET le pasan como pedro por su casa y los policías de tránsito les parece como si no observaran nada.

Las calles están llenas de carros destartalados, que embisten sin piedad por encima de los vehículos nuevos que transitan en sus carriles, se pasean grandes cantidades de motoristas cruzando y arañando todos los vehículos a su paso, todos sin placas, sin cascos y de manera flagrante violando las leyes de tránsito y causando molestias cuando se llevan todo a su paso y los policías parecen indiferentes.

Es tiempo de que la Oficina Metropolitana del Transporte sea relanzada donde el 100% de sus miembros reciban un entrenamiento especializado, que sean readecuadas sus funciones y que sus miembros pasen hacer dependencia de personal administrativo civil y parte de sus miembros en su mayoría sean civiles que tengan un verdadero respeto a las leyes y a los ciudadanos. Mientras esto pasa, veremos como la delincuencia campea como pedro por su casa y no aparece un policía que la detenga.

Este año en que se inicia un nuevo periodo presidencial debería crear un Ministerio que se encargue de fusionar todas los instituciones que tienen que ver con el tránsito y el transporte público, reagrupándolas en el Ministerio de Transporte y Comunicaciones, donde estaría compuesto por la Autoridad Metropolitana del Transporte (AMET), la Oficina de Reordenamiento del Transporte (OPRETT), por la OTTT, la OMSA y la Dirección Nacional de Transito Terrestre.

No hay comentarios:

Leave a Reply